Ricos pero pobres.

¿Cómo vivimos nuestra vida en Cristo?

Podemos vivir como mendigos a pesar de las riquezas que tenemos en Dios porque ignoramos las bendiciones que tenemos en Cristo. Pablo, en el capitulo 2 de Efesios nos reta a recordar y a entender lo que somos en Cristo. No perdamos de vista las gloriosas riquezas que tenemos en Cristo.