En este pasaje de Efesios vemos la vida del nuevo hombre en Cristo y la transformación que hay en las vidas de quienes siguen a Cristo.

Nos vemos retados a aprender y conocer más de Cristo, y a dar fruto.